Gramática

SOBRE EL ESTUDIO DE LA GRAMÁTICA

SOBRE EL ESTUDIO DE LA GRAMÁTICA

Sobre el estudio de la gramática

Cuestión interminable en los debates teóricos lingüísticos como en las teorías de aprendizaje de segundas lenguas. La gramática ha pasado a lo largo de la historia por muchos estadios: desde ser la principal protagonista a lo largo de los siglos, pasando por olvidarse del todo hasta una revitalización de la misma otorgándole el valor que muchos consideran no se le debería haber quitado nunca.

Muchos estudiantes consideran que el estudio de la lengua es el dominio de las reglas gramaticales, mientras que las nuevas teorías sobre aprendizaje de lenguas demuestran que la gramática es uno de los elementos principales, es una de las competencias fundamentales (forma parte de la llamada competencia lingüística), pero no es el único. Al ser el principal fin la comunicación efectiva, la gramática hace que esta sea de calidad y no sea comunicación por comunicación sin importancia formal. Esto es importante: en uno de los estadios que antes comentaba se rechazó (en los métodos vigentes o modernos entonces) por completo a la gramática, asumiendo que no era necesaria para la clase de lenguas, pero con ello (como después se demostró) caemos en una ignorancia, ya que es el mismo alumnado el que reclama un soporte fijo en el que asirse para trabajar con la lengua que le dé seguridad.

En el caso del español, la gramática es una de las cuestiones a las que el alumno se enfrenta con más miedo, ya que si bien tiene temas que no resultan (en general) de gran complejidad como el género y el número pues es bastante regular, tiene otros que son bastante complejos como la existencia de varios tiempos pasados que en otras lenguas no existen (la diferencia entre pretérito indefinido-pretérito imperfecto), o del modo subjuntivo, mucho más utilizado en español que sus homólogos en otras lenguas (en las que exista). Otras cuestiones complejas son el funcionamiento de los pronombres, la diferencia entre los verbos “ser” y “estar” o el estilo indirecto. Por ello, su estudio debe darse con un enfoque funcional, útil, comunicativo, no simplemente memorístico como si fueran reglas matemáticas, si bien su refuerzo mediante ejercicios sistemáticos no sea despreciable.

Nos ocuparemos de cuestiones gramaticales, de dudas gramaticales que pueden surgir en el español en los diversos niveles que marca el MCER, o que pueden surgir a un hablante nativo hispanohablante, intentando que sean clarificadoras, útiles e interesantes para los lectores.