ROMPE MOLDES: JUEGA CON LA LENGUA.

Aprender españolJuego de niños, juego de mesa, juego didáctico o educativos, juego de cubiertos, videojuegos, juego de palabras… la palabra juego se aplica a un montón de cosas. Aquí nos centraremos en el juego como esa parte central de nuestra infancia, que nos hizo adquirir muchas habilidades y destrezas y cómo podemos seguirla usando para aprender lenguas en las épocas no tan tempranas. El juego nos permite desarrollar habilidades motrices e intelectuales, por ello, nos parece oportuno su uso en la clase de lengua.

Con el juego en la clase de lenguas podemos convertirnos en otras personas con otras características distintas, con roles diferentes, fantásticos e incluso inventados. Este tipo de actividades hace que el alumno pueda verse en situaciones reales de comunicación, en las que tendrán que practicar los conocimientos previamente adquiridos, sin necesidad de verse expuestos personalmente, puesto que todos los miembros de la clase participan de la misma dinámica. Nadie pone en peligro su “orgullo”, su imagen personal, porque todos deben cambiar sus identidades, o actuar.

El juego es un elemento motivador que permite incluir la diversión en el aula, pero no solo por el hecho de divertirse, sino encaminado hacia el aprendizaje. Se rompe la “formalidad” de la clase tradicional, pero sin dejar de aprovechar el tiempo, ya que el juego en la clase debe estar orientado a la práctica de lengua, no a la mera distracción.

Para trabajar de manera efectiva, los juegos deben ser atractivos, deben aparecer en la clase tarjetas, fotos, folios de colores, si es posible materiales visuales, con audio, etc. El alumnado debe percibir la preparación previa que conlleva su uso. También es importante para su aprovechamiento el trabajo en pequeños grupos para que el alumnado se sienta seguro y no demasiado expuesto al “ridículo”, también teniendo en cuenta qué roles se otorga a cada uno dependiendo de su personalidad.

Con el juego el profesor y alumnos pierden la distancia que normalmente en las clases los separa, ya que hace que tanto profesor como alumnos sean muchos más activos y se impliquen más en la dinámica de la clase, independientemente de la voluntad previa que tenga cada uno de ellos al entrar al aula. Por este motivo, hay muchos profesores reacios al uso de juegos en clase; es más sencillo seguir una ruta programada de ejercicios en la que los alumnos hacen, él explica y corrige. Por otra parte, también hay bastantes reacios puesto que el juego al romper los moldes formales, la clase se puede ver desordenada con más facilidad. Cuando digo desordenada me refiero desde la falta de control sobre la misma (lo que nunca debe ocurrir) hasta falta de atención.

Sin embargo, y como muchas cosas en esta vida, la justa medida es una buena opción. Si se abusa del juego, el profesor se cansa y el alumnado también, entre otras cosas porque puede desvirtuarse el objetivo del aprendizaje y cambiarse por el componente lúdico meramente, perdiendo el interés por la lengua en sí misma.

En resumen, si es posible, es muy beneficioso el uso de elementos lúdicos en la clase ya que contextualizan la lengua española, haciendo que la utilización del idioma por parte de los alumnos sea natural, real, por la falta de presión.

 

PODCASTS: CULTURA Y DESTREZA AUDITIVA

PODCASTS: España

PODCASTS: CULTURA Y DESTREZA AUDITIVA

Ya dedicamos una entrada a la importancia que tiene la comprensión auditiva en la adquisición de la lengua española, por ello no volveremos a incidir en esto. Lo que sí es verdad que existen una gran cantidad de recursos innumerables para poder trabajar la destreza. Donde menos podamos imaginar, nos podemos encontrar una fuente de lengua, que nos puede servir para ello. Lo aconsejable es trabajar la destreza lingüística la vez que el resto de las demás, puesto que se considera que es lo adecuado, pero también es verdad que hay personas que necesitan trabajar unas destrezas más que otras (porque, como está demostrado, no se tiene el mismo nivel en todas). Entre ellas, la comprensión auditiva suele ser una donde más dificultades se encuentra, en muchos casos fruto del poco contacto (o ninguno) con la lengua meta, o que queremos aprender.

Uno de los recursos que podemos encontrar, el Podcast, como ya dijimos, son programas de radio, televisión, que pueden aparecer en los medios tradicionales o a través de la red. Para esto, la red es un gran banco de datos valiosísimo para trabajar la audición. Uno de los recursos que encontramos es el del Podcasts para aprender Español sobre España o Podcasts para aprender Español sobre Latinoamérica, una fuente valiosísima, que además aporta contenidos culturales a los conocimientos que se pueden tener de la lengua meta, y por lo tanto, la cultura meta, fundamental para la mejor adquisición de la primera. Es interesante que sean testimonios interesantes tomados de primera mano por hablantes nativos, procedentes de diferentes lugares de origen, pudiendo a la vez que recoger la información cultural, familiarizarse con la diversidad de acentos que puede tener una lengua. En el caso del español, esto es importante puesto que al existir el número tan grande de hablantes, la diversidad de acentos es también bastante considerable. Incluso dentro de las regiones que nos puedan parecer de acento similar, hay gran variedad de rasgos distintivos.

Los temas de los que suelen tratar estos podcasts van desde lo más cotidiano, como puede ser la vida diaria, las transacciones normales como realizar compras, ir a un restaurante, etc. y todos los elementos que haya que tener en cuenta para realizarlas; hasta lo más específicamente cultural como puede ser el comentario de diferentes fiestas típicas de países. Dependiendo de nuestros intereses, deberemos elegir unos u otros, ya que, como es de suponer, cada uno está más motivado para aprender si lo hace con temas que más le interesan.

En el caso de la comprensión auditiva establecido el Marco Común Europeo de Referencia, este último punto es importante, puesto que es una destreza que no se desarrolla con facilidad ni rapidez, en la mayoría de los casos, requiere de un trabajo constante o de una exposición continuada a la lengua meta (como en el caso de la inmersión), por lo que si se hace con temas atrayentes (y si son culturales, mejor), seguro que el camino de aprendizaje es más agradable y más fructífero.

APRENDIZAJE “DE PELÍCULA” CON PELÍCULAS.

APRENDIZAJE “DE PELÍCULA” CON PELÍCULAS.

APRENDIZAJE “DE PELÍCULA” CON PELÍCULAS.

No hace mucho tiempo que se vienen usando los vídeos como herramienta didáctica en el aula de lenguas extranjeras. La razón principal, como se puede suponer, es la “reciente” inclusión en las aulas en general de soportes multimedia, ni que decir tiene el uso de ordenadores, proyectores, etc. A primera vista puede parecer muy simple, puesto que en principio para el uso de vídeos en la clase solo son necesarios una televisión y un reproductor de vídeo; pero en realidad no es tan sencillo. Desde el punto de vista práctico, normalmente las escuelas no disponen de estos materiales o, si los tienen, están al servicio de todo el profesorado y por ello, no siempre están disponibles. Esto desde el punto de vista técnico. Desde el punto de vista didáctico, requiere un gran esfuerzo por parte del profesor por la búsqueda y la selección adecuadas de este material, además de por su explotación.

Si hemos superado todos estos (más o menos) inconvenientes, entraremos en un área de recursos muy rica y con muchas posibilidades. El uso de los medios audiovisuales en clase (entre ellos, el vídeo) es muy enriquecedor y motivador ya que hacen que el alumnado se enfrente al estudio de la lengua desde un punto de vista diferente. En el caso de los vídeos por un lado, es cierto que puede ser estresante por no entender todo, pero por otro es un medio para practicar, para “abrir oído”. ¿Qué quiero decir con esto? Los vídeos presentan situaciones comunicativas reales (dentro de la ficción, claro), para trabajar la comunicación, para proporcionar escenas donde se da la comunicación real; también son útiles para desarrollar la destreza de la comprensión auditiva, etc.

Aunque se usen películas en el aula, el estudiante de lenguas en casa puede mejorar sus dominio de la destreza oral a través de ellas también, pero ¿Cómo podemos usar vídeos para aprender español? El estudiante de Español o de lenguas en general  que esté leyendo esto pensará que puede parecer muy sencillo a simple vista, pero normalmente cuando vemos películas en casa, lo hacemos para relajarnos y enfrentarse a una película en una lengua que no dominamos, puede parece estresante. No niego que al principio haya que “entrenarse”, estar más atento, empezar con películas con subtítulos (si se quiere en la lengua materna, para pasar a la lengua extranjera), para poco a poco pasar a películas en lengua extranjera. Una vez pasado este “entrenamiento” el desarrollo de la destreza, sobre todo oral (comprensión, pero también influencia en la expresión e interacción orales), será increíble, y por otra parte, se podrá aprender mientras se disfruta. El uso en este entrenamiento de vídeos o películas para niños no es mala idea, puesto que el lenguaje suele ser más sencillo. Y, para los más atrevidos (o entrenados) acudir al cine para ver películas en lenguas extranjeras conjuga además las actividad de ocio de acudir al cine con amigos, etc. con el desarrollo de la lengua.

Las películas o vídeos muestran la lengua en un modo atrayente, diferente al que se nos presenta en el aula. El aprendizaje que se realiza es eficaz, por la presentación de situaciones reales de comunicación, y, además es un recurso motivador, puesto que “se sale” de lo que normalmente supone una clase de lenguas o el aprendizaje autónomo de las mismas.

JUNTOS APRENDEMOS MÁS: Sobre el uso de foros para aprender.

Usar foros para aprender español

JUNTOS APRENDEMOS MÁS: Sobre el uso de foros para aprender.

Los hay para personas más mayores, más jóvenes, más especializadas y menos, sobre videojuegos, jardinería, bricolaje, prensa rosa, vida cotidiana, estudios, sellos, galerías de arte, turismo…incluso sobre estudio de lenguas. Los foros son, hoy en día, una herramienta muy utilizada por muchos usuarios, independientemente de su formación, de sus intereses o de su profesión. Hay una gran oferta de los mismos en la red y responden a las necesidades de los internautas, en cuanto a que ponen en contacto a gente que puede estar muy lejos con el mismo problema, hobby, afición, etc.

Como hemos dicho, también existen foros para aprender lenguas, que será en los que nos centraremos, ya que el uso de foros para practicar, perfeccionar, aprender es muy beneficioso para el alumno de L2. Un foro aporta al estudiante la posibilidad de practicar la lengua que está aprendiendo, además de resolver las mil y una dudas que le puedan surgir, ya que los foros son un lugar de encuentro para apoyarse en el aprendizaje, tanto académicamente como moralmente (puede parecer una tontería, pero no lo es). Se favorece así el trabajo colaborativo porque en realidad no aprendemos solos, sino aprendemos todos de todos: como las intervenciones aparecen de manera cronológica y quedan escritas en el foro, no se eliminan o son temporales como puede ser el caso de los chats, el usuario de foro siempre podrá volver a leer las entradas anteriores. Esto es bueno porque cuando los hilos de conversación han tratado ya los temas de los que podemos tener dudas, podemos acudir a ellos, comprobar si nuestra pregunta ya ha sido tratada y respondida, antes de volver a preguntar.

La herramienta de los foros permite hacer trabajos en grupo a través de Internet, ya que no es necesario, como en los chats, estar al mismo tiempo todos los miembros del grupo frente al ordenador, sino que las intervenciones de cada uno pueden ir apareciendo, todos los componentes pueden leerlas y opinar sobre todas, para finalmente llegar a las conclusiones pertinentes.

Sin embargo, hay que tener cuidado con el uso de esta herramienta porque es posible la utilización de un lenguaje contaminado por la influencia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que hace que este se abrevie, o en el que no se tengan muy en cuenta reglas de tipo ortográfico.

En la red, hay una gran cantidad de foros que pueden ayudarte en el aprendizaje del español, como son los disponibles por algunas escuelas, como Lengalia, donde se pueden encontrar cuestiones interesantes en torno a la lengua y la cultura española e hispanoamericanas. No solo es un punto de encuentro para debatir cuestiones lingüísticas, sino también prácticas como puede ser la realización de un viaje a un país hispanohablante o información interesante sobre la vida de los hablantes de español, tan importante si cabe como el conocimiento de la lengua.

El intercambio de experiencias es un hecho motivador que favorece el aprendizaje de lenguas, ya que en el proceso de adquisición/ aprendizaje surgen muchas dudas que gracias a los foros pueden ser resueltas de manera práctica, rápida y efectiva, además de ser una herramienta enriquecedora porque trabajar “juntos” es siempre mejor.

PRUÉBATE CON UN TEST DE ESPAÑOL

PRUÉBATE CON UN TEST DE ESPAÑOL

En la pedagogía moderna se habla sobre la importancia de la evaluación, aunque hay muchas discusiones de cómo debe ser esta. En el caso del estudio de lenguas extranjeras, se habla de las llamadas “pruebas de nivel”, que sirven para clasificar a los estudiantes de una escuela en determinados niveles, o para comenzar un curso y saber cuál es el nivel de adquisición correcto. La elaboración de las mismas es un proceso complejo y bastante largo, ya que determinar qué factores son los que pueden medir y si los elegidos son los apropiados para determinar un cierto nivel de competencia. Por ello, no hay muchos profesionales que quieran dedicarse a la elaboración de las mismas, aunque, como he dicho, es necesario.

Por otra parte, encontramos las pruebas de aprovechamiento que son las que se realizan al terminar un curso y que certifican que el alumno o alumna en cuestión ha superado los contenidos que se marcaban en el programa, es decir, ha cumplido los objetivos propuestos al principio del curso. La elaboración de estas pruebas es también compleja, porque deben reflejar los elementos fundamentales del curso a través de actividades adecuadas.

Existen los llamados exámenes oficiales, en el caso del español Diplomas de Español como Lengua Extranjera (DELE), que certifican de manera oficial, homologada la competencia lingüística de los estudiantes en un determinado nivel.

Pero en la práctica, para el estudiante ¿por qué es importante hacer un buen Test de español? Muy sencillo: da las garantías necesarias para elegir el curso adecuado en relación con el nivel de adquisición que se tiene, para su aprovechamiento. No es suficiente pensar que por conocer determinados contenidos gramaticales ya se han conseguido las competencias del nivel (normalmente ajustado a las directrices que señala el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas). Esto sería un error puesto que un alumno puede saber gramática como matemáticas, de niveles avanzados, pero ser incapaz de comprender información básica de horarios. Es importante por esto, que una buena prueba de nivel recoja ejercicios o actividades de las diferentes destrezas, ya que así el conocimiento sobre el nivel será global y demostrará dónde están los problemas sobre los que luego habrá que trabajar en la clase.

En el caso de la enseñanza online, muchas escuelas ofrecen test de nivel para realizar alguno de cursos. La realización del mismo es fundamental para poder aprovechar al máximo sus cursos, y por lo tanto, su sistema de enseñanza.

Aunque muchos piensen que en un test de nivel han sacado menor puntuación que la que debieran, debemos reflexionar siempre sobre nuestros verdaderos conocimientos de una lengua, no solo basados en la gramática, sino en la adquisición de las destrezas, lo que quizás es más importante a la hora de su aprendizaje, el estudio de la lengua para su uso real, y no como un sistema de fórmulas bien aprendidas y aplicadas.

Por ello, si quieres probar tu nivel de una lengua, dispones de una gran cantidad de test de nivel en Internet, que pueden darte una idea del nivel de tu nivel de adquisición de la misma. ¡Pruébate!

O PRODUCCIÓN ESCRITA O INTERACCIÓN ESCRITA O AMBAS

O PRODUCCIÓN ESCRITA O INTERACCIÓN ESCRITA O AMBAS

Dentro de las destrezas escritas, (junto con la comprensión lectora) tradicionalmente encontramos la producción escrita. Sin embargo, como así se viene reflejando en los actuales exámenes oficiales también se habla hoy de la llamada “interacción escrita”, cuya presencia es relativamente nueva por la consideración de la existencia de la quinta destreza (interacción). Separaríamos así entre escritos concebidos tradicionalmente como redacciones y todos aquellos que están destinados a la comunicación escrita, como las cartas o los chats.
En la enseñanza tradicional, con el método gramática-traducción esta destreza se trabajaba en la medida que era la demostración de la asimilación de los contenidos gramaticales, o con fines de traducción. Se suponía que alguien podía hacer escritos simplemente conociendo las reglas gramaticales y las estructuras. Es cierto que se reflejan los contenidos lingüísticos, pero creemos, así se ha demostrado, que intervienen otros factores en la composición de textos que no son puramente gramaticales, sino textuales.
¿Qué elementos debemos tener en cuenta? No son muchos pero sí son importantes. Partimos de la idea de que el texto debe ser comprensible y adecuado al contexto de comunicación en el que se enmarque; debe ser coherente en su organización de las ideas con el uso adecuado de nexos o conectores; en el texto se deben diferenciar niveles organizados dando importancia a unos elementos y subordinando a otros, etc. Todos ellos tendrán su lugar en esta categoría.
Hoy en día, en el mundo global en el que vivimos todos sabemos que no solo se valora la oratoria de las personas para desempeñar ciertas posiciones, puesto que muchas de las comunicaciones que se hacen se gestionan a través de correo postal (cada vez menos) e Internet. La comunicación en Internet obliga a la redacción de correos electrónicos y el uso de chats. Por ello, cuando se aprende una segunda lengua o lengua extranjera es necesario el desarrollo de esta destreza, estos correos o chats deben cumplir la finalidad comunicativa, ellos serán nuestra imagen ante el receptor.
Este cambio del ritmo en el mundo en el que vivimos, hace que todo sea más global, informatizado, rápido. Esta rapidez nos impide seguir mandando mensajeros a caballo para desempeñar las funciones de la interacción escrita, o cualquier informe. El mundo de Internet se ha metido en la conversación cotidiana quitándole en muchos casos la necesidad de estar cara a cara físicamente. La diferencia que hay entre la conversación cara a cara y mediante chat es la seguridad de la no interrupción en los turnos de palabra, ya que esto no lo permite el medio escrito.
Iremos hablando sobre estas cuestiones, aunque podemos ver claramente una diferenciación entre lo que se ha considerado tradicionalmente expresión escrita y el nuevo concepto de interacción escrita, mucho más presente en la comunicación y en las necesidades de la nueva era.

SI CONTROLAS, APROVECHAS MÁS

SI CONTROLAS, APROVECHAS MÁS

¿Para qué seguir un orden? ¿No seguirlo puede no ser efectivo? ¿Por qué es mejor? Intentaremos reflexionar sobre la importancia que tienen los rituales en el aprendizaje en general y en el de lenguas en particular.

Si bien es cierto que hay muchos estudiantes que conscientemente no siguen un orden estipulado en la organización de su estudio, sí es cierto que la mayoría lo hacen por rutina, por comodidad, aunque, como digo, no sean muy conscientes de ello. El hecho de elegir por ejemplo utilizar un color determinado para subrayar, o tras leer hacer un esquema, sentarse en un determinado escritorio o elegir un flexo adecuado son elementos que están presentes en el aprendizaje pero a los que en muchas ocasiones no se les presta la debida atención. Podemos distinguir por ello, entre elementos que intervienen en nuestro aprendizaje y ese “ritual” con el que organizamos el estudio.

Por un lado es fundamental elegir bien el lugar en el que vamos a desempeñar nuestro “ritual”, bien puede ser una biblioteca, nuestro propio dormitorio o una sala de estudio con todos los elementos físicos que lo rodean. La cuestión es que nos habituemos a ese lugar. Por otra parte, es importante reflexionar sobre el mejor momento para cada uno para estudiar, el momento más productivo (la mañana, la tarde, la noche) y organizar en qué momento estudiar depende qué cosa. Por ejemplo para el estudiante de lenguas quizás (digo quizás porque esto es personal) es mejor repasar vocabulario (por ejemplo a través del sistema de cajas) por la mañana puesto que puede estar más despierto, e incluso puede a lo largo del día poner en uso esa nueva palabra aprendida; o hay estudiantes que lo prefieren hacer mientras viajan en transporte público para aprovechar ese tiempo de viaje, etc.

La cuestión es tener claro cuál es nuestro objetivo de aprendizaje, qué es lo que queremos aprender, por lo que hay que tener en cuenta en qué debemos incidir. Un ritual de aprendizaje efectivo tendrá una buena organización de los tiempos (incluidas las pausas), de los elementos necesarios como puede ser tener a mano el diccionario y todos los materiales para el estudio (papel, bolígrafos, los libros…), incluso me refiero a un vaso de agua o de té. Dentro del estudio también es importante marcar unas fases y unas metas: qué es lo que quiero conseguir hoy, hasta dónde quiero llegar, siempre realizable (ya que marcarse metas imposibles o inalcanzables puede agobiar e incluso hacer perder un día de trabajo).

En el caso de la enseñanza online la organización es fundamental, puesto que no hay que ducharse, salir de casa, vestirse para desplazarse a otro lugar donde tiene lugar la enseñanza tradicional. Con esto, eres tú el que establece tu propio lugar de estudio, personalizado y a tu medida. Si falla esta planificación del tiempo y espacio puede llegar a ser un fracaso.

Todos estos elementos de los que iremos reflexionando dando consejos, puntos de vista, experiencias, etc. pueden decidir el éxito o el fracaso de un aprendizaje.

REFLEXIÓN SOBRE LA COMPRENSIÓN LECTORA

REFLEXIÓN SOBRE LA COMPRENSIÓN LECTORA

Es incuestionable hoy en día la importancia que tiene la lectura en la educación. La lectura introduce en un mundo creado por el ser humano, en un sistema de grafías inventadas con el fin de la comunicación. Este mundo comunica, transmite conocimientos, experiencias, vivencias, instrucciones, usos… mensajes. Da la casualidad que ese mundo creado se presenta en diferentes lenguas a la humanidad en las diferentes lenguas que ella misma ha creado, cada una con su realidad y su cultura, por lo que acceder a la lectura en diferentes lenguas es acceder a un universo mayor de conocimientos, puntos de vista, cultura o realidades. Pero para llegar a ellas, no solo hace falta leer (en el sentido de reconocimiento y reproducción de fonemas), sino que además es importante “saber leer bien”, comprender el significado de lo que se lee y saber por qué está escrito.

La comprensión lectora se enmarca dentro de las destrezas comunicativas. Es muy importante, ya que en muchas ocasiones los textos que se deben comprender sirven para poder vivir en la lengua. Si hablamos de segundas lenguas (L2) o lenguas extranjeras (LE), la comprensión efectiva es muy importante porque puede valer desde la lectura de un texto literario (por placer) a la interpretación de un panel de horarios en una estación de autobuses (por necesidad), pasando (transversalmente) por el entendimiento de la cultura a través de los textos.

Las actividades tipo que suelen realizarse para el trabajo de esta destreza suelen girar en torno a un texto que el alumnado debe leer y extraer de él todo lo que se le pide adaptado, por supuesto, al nivel del mismo. Estas actividades consisten generalmente en la lectura de un texto, la comprensión del mismo, el reconocimiento y extracción de elementos… pero, sobre todo, están encaminadas al significado. El texto muchas veces es un pretexto para la presentación de contenidos gramaticales nuevos (porque las nuevas formas aparezcan en el texto que previamente a la reflexión gramatical se presente). Este texto puede ser un “Realia” (extraído directamente de la realidad), adaptado, o creado para un uso específico. Es importante realizar con cuidado (pedagógico) esta selección ya que formará gran parte del éxito o fracaso de la actividad, y, por lo tanto, del aprovechamiento.

Realmente importante es además que los textos que seleccionemos para la clase de lenguas, para ser comprendidos, sean en la mayor medida de lo posible atrayentes, interesantes, de acuerdo con las inquietudes y gustos del alumnado. De este modo, se acercarán y trabajarán con él de una manera más eficaz y motivadora, desarrollando a la vez la destreza lingüística.

DE VIAJE CON EL ESPAÑOL (Curso de idiomas en el extranjero)

Cursos de español en el extranjero (Inmersión lingüística)

DE VIAJE CON EL ESPAÑOL (Curso de idiomas en el extranjero)

Cada día está más de moda una de las alternativas turísticas de las que se vienen dando en los últimos años, que consiste en la realización de un curso de idiomas en el extranjero. Es una oportunidad para conjugar por un lado la diversión, el descanso, la playa o la montaña, la desconexión de la gran ciudad, etc. y por otro, el aprendizaje del idioma en el medio en el que vive y dentro de su cultura. Según las teorías de aprendizajes de idiomas este contexto en el que se dan estos cursos (llamado “inmersión”), es óptimo para la adquisición, ya que los estudiantes disponen de input auténtico, real y en contexto. Es la conjugación perfecta entre aprendizaje y adquisición: por un lado se asiste de manera formal a un curso (como se podría hacer en el país de origen, aunque adaptado generalmente a esa realidad) y por otro, se vive dentro de la lengua puesto que el resto de actividades que se hacen en la vida diaria (o mejor, en la vida de las vacaciones, en la que hay mucho contacto con el sector servicios). El aprendizaje correspondería con lo primero y la adquisición sería lo segundo.

La inmersión es importante, ya que fuera de clase es total. Mientras en el país de origen el mundo del español empieza y acaba en la clase, aquí no, son veinticuatro horas al día inmerso o inmersa en el español, ya sea viviendo en una residencia o en una familia (esta última aún más).

Elegir por tanto el país es también decisivo, puesto que el alumno se introduce en el acento propio de la zona, la entonación particular y, como no, la cultura del mismo. Tendrá que convivir con el español culto de los informativos de la televisión o la prensa (o incluso la literatura) y con el argot vulgar que se pueda escuchar por la calle. Dependiendo del nivel de español, es una oportunidad genial para captar las diferencias en la manera de expresarse de los habitantes según su edad, su profesión, entre otros factores. El mundo hispano es muy amplio, por lo que su realidad cultural es muy diversa, y por supuesto la lengua es reflejo de la misma.

También se ha de tener en cuenta, ya que en muchos casos en los países de origen esto no es posible y es que muy probablemente el estudiante se encontrará con clases multilingües y multiculturales: una de las características más singulares y enriquecedoras es que la gran mayoría de sus compañeros de estudio serán personas de diversas nacionalidades. No solo será una magnífica experiencia desde lo cultural, sino que además lo será en el plano idiomático, dado que la única vía de comunicación será precisamente el español, por lo que constantemente se estarán ejercitando las habilidades lingüísticas.

Además de suponer una alternativa a las vacaciones, será para el estudiante de español una oportunidad incomparable para profundizar en el manejo de las diferentes destrezas en un plano real, demostrarse a uno mismo la capacidad de poder vivir en otra lengua y en otra cultura, y enriquecerse tanto en el plano profesional como personal.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PRONUNCIACIÓN?

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PRONUNCIACIÓN?

¿Por qué será que a los hablantes nativos nos parece que un no nativo tiene mejor nivel de adquisición de nuestra lengua cuando tiene una buena pronunciación? De aquí podemos sacar la clave de la importancia de la incorporación de la pronunciación en el aula.

Si hay debates acerca de si la gramática está o no más o menos desprestigiada en el aula de lenguas extranjeras, o si no se le da la suficiente atención al sentido que tiene realizar ciertas actividades (porque sean útiles o no para desarrollar la competencia comunicativa), respecto al tema del trabajo consciente de la pronunciación en clase creo que poca gente no estará de acuerdo en que es una de las principales marginadas. Todo el mundo, hoy en día, parece asumir este hecho, pero pocos hacen por cambiarlo. Es cierto que las escuelas imponen unos programas que se han de cumplir en un tiempo determinado y que, por ello, en muchas clases no se puede dedicar todo el tiempo que merecería.

El español al ser una lengua silábicamente acompasada (el ritmo viene marcado por las sílabas, es necesaria la pronunciación de todas en las palabras), a diferencia de otras muchas, como el inglés, que son acentualmente acompasadas (lo que importa para el ritmo son los acentos de las palabras, no tanto las sílabas), necesita en su aprendizaje el trabajo consciente (no teórico) de la fonética, sobre todo con aquellos hablantes cuyas lenguas de origen sean del grupo distinto al del español. El ejemplo más claro que podemos ver para comprender este fenómeno es la diferencia que existe en la elocución entre el inglés y el español: mientras en inglés hay sílabas que prácticamente no se pronuncian (parece que la curva melódica se cae), en español para que no afecte al significado de la palabra se han de pronunciar todas. Por todo ello, debemos introducir en la clase ejercicios que incidan sobre cuestiones fonéticas y trabajen con este tipo de características de la lengua.

Es importante también tener en cuenta respecto a la pronunciación los valores pragmáticos que tiene y más en una lengua como la española. El estudiante debe tener en cuenta que el tono de voz generalmente en español suele ser elevado y que con él se juega mucho en la comunicación para la transmisión de intenciones. Además de los elementos puramente fonéticos intervienen los gestos, las expresiones de la cara y otros factores no verbales que ayudan a la intención de los enunciados.

Volvemos así a la pregunta del principio: ¿Por qué mejor control de la fonética se suele identificar con mejor adquisición? Porque sin una fonética o una pronunciación trabajadas la adquisición no se considera completa, aunque el dominio de las destrezas sea elevado. Por ello, hay que trabajar desde el principio este elemento para que su progreso se haga a la vez que el del resto de competencias. Quienes logran un nivel mayor en pronunciación son capaces dar mejor impresión (en el receptor) sobre su nivel de adquisición, aunque como hemos señalado más arriba, también son importantes los factores pragmáticos y no verbales. Si se consigue, el estudiante de español tendrá un alto nivel de adquisición y podrá desenvolverse sin problemas en el mundo hispano.

ANOTACIONES SOBRE LITERATURA Y ELE.

Literatura

ANOTACIONES SOBRE LITERATURA Y ELE.

Son muchas las instituciones, manuales, expertos que separan el estudio de la lengua y el estudio de la literatura. Se consideran materias separadas, aunque nadie niega su relación intrínseca, puesto que la literatura está hecha con lengua (nadie niega su concepto de arte) y una de las manifestaciones de la lengua es a través de los textos literarios. En los mismos libros de texto, no hablo ya para estudiantes extranjeros, sino en los manuales de lengua y literatura para secundaria y bachillerato aparecen desligadas, habiendo en muchos temas de lengua y temas de literatura. Incluso en la titulación superior en Filología se encuentran asignaturas de lengua y asignaturas de literatura. Por este motivo, un profesor de idiomas, generalmente suele pensar que introducir algún texto literario en su clase, puede servir únicamente como complemento o “floritura”  a los contenidos lingüísticos.

Aunque mucha gente haya considerado tradicionalmente “casi” incompatible la inclusión de la literatura en la clase de idiomas, esta realidad está en la actualidad cambiando. Es cierto que todavía queda mucho camino por recorrer a este respecto, puesto que sigue existiendo la creencia, por otra parte, de que los alumnos de L2 solo pueden enfrentarse a un texto literario cuando llegan a niveles avanzados o superiores. En este punto está el principal cambio que se debe hacer en la óptica desde la que se aborda la cuestión.

Es cierto que en todo momento el docente debe seleccionar adecuadamente los materiales que se utilicen en la clase de lengua, y, como no, entre ellos se incluyen los textos literarios (si se utilizan) y los no literarios. Últimamente además se fomenta el uso de los llamados “Realia”, que son textos extraídos de la realidad, es decir, textos tal cual se presentan en la realidad de los nativos porque así tendremos muestras reales de lengua y comunicación en la clase. Este fomento no solo está dedicado para los niveles intermedios o superiores, sino que la idea es que se haga desde niveles iniciales. La literatura podría usarse como “Realia”, y como no, desde los niveles iniciales. La clave la hemos marcado antes: la selección adecuada de materiales; sabiendo escoger bien los textos para los diferentes niveles, la literatura supone una fuente increíble de explotación lingüística y cultural. Por un lado podemos trabajar a partir de textos literarios la comprensión lectora (la lectura misma), la prosodia y pronunciación (trabajando la curva melódica, etc.), la comprensión auditiva (con la lectura en voz alta), la producción escrita (fomentando la creatividad a partir de modelos); y por otro, no menos importante, el aspecto cultural: la literatura forma parte de una lengua pero a su vez, esa lengua es cultura y la literatura es el reflejo de la misma.

Además la literatura introduce valores afectivos en el aula, ya que con su uso se pueden presentar muchos temas en la clase para tratar. Incluso el mismo hecho de leer literatura connota afectividad para muchos alumnos por tratarse de arte.

La literatura es una herramienta muy útil para la clase de idiomas, ya que es motivadora, atractiva para el alumnado (si no, está en nuestra mano hacérselo ver) y muy útil para el tratamiento de cuestiones lingüísticas y culturales en el aula de ELE.

SOBRE EL ESTUDIO DE LA GRAMÁTICA

SOBRE EL ESTUDIO DE LA GRAMÁTICA

Sobre el estudio de la gramática

Cuestión interminable en los debates teóricos lingüísticos como en las teorías de aprendizaje de segundas lenguas. La gramática ha pasado a lo largo de la historia por muchos estadios: desde ser la principal protagonista a lo largo de los siglos, pasando por olvidarse del todo hasta una revitalización de la misma otorgándole el valor que muchos consideran no se le debería haber quitado nunca.

Muchos estudiantes consideran que el estudio de la lengua es el dominio de las reglas gramaticales, mientras que las nuevas teorías sobre aprendizaje de lenguas demuestran que la gramática es uno de los elementos principales, es una de las competencias fundamentales (forma parte de la llamada competencia lingüística), pero no es el único. Al ser el principal fin la comunicación efectiva, la gramática hace que esta sea de calidad y no sea comunicación por comunicación sin importancia formal. Esto es importante: en uno de los estadios que antes comentaba se rechazó (en los métodos vigentes o modernos entonces) por completo a la gramática, asumiendo que no era necesaria para la clase de lenguas, pero con ello (como después se demostró) caemos en una ignorancia, ya que es el mismo alumnado el que reclama un soporte fijo en el que asirse para trabajar con la lengua que le dé seguridad.

En el caso del español, la gramática es una de las cuestiones a las que el alumno se enfrenta con más miedo, ya que si bien tiene temas que no resultan (en general) de gran complejidad como el género y el número pues es bastante regular, tiene otros que son bastante complejos como la existencia de varios tiempos pasados que en otras lenguas no existen (la diferencia entre pretérito indefinido-pretérito imperfecto), o del modo subjuntivo, mucho más utilizado en español que sus homólogos en otras lenguas (en las que exista). Otras cuestiones complejas son el funcionamiento de los pronombres, la diferencia entre los verbos “ser” y “estar” o el estilo indirecto. Por ello, su estudio debe darse con un enfoque funcional, útil, comunicativo, no simplemente memorístico como si fueran reglas matemáticas, si bien su refuerzo mediante ejercicios sistemáticos no sea despreciable.

Nos ocuparemos de cuestiones gramaticales, de dudas gramaticales que pueden surgir en el español en los diversos niveles que marca el MCER, o que pueden surgir a un hablante nativo hispanohablante, intentando que sean clarificadoras, útiles e interesantes para los lectores.

LA COMUNICACIÓN ES COSA DE DOS (O DE MÁS).

La comunicación es cosa de dos

La comunicación es cosa de dos

Tradicionalmente se ha considerado la existencia de cuatro destrezas necesarias para la comunicación: comprensión auditiva, comprensión lectora, expresión escrita y expresión oral. Hoy en día, se admite y se tiene conciencia de que hay una quinta, puesto que no basta solo con la comprensión y la expresión aisladas, sino que se ha demostrado que mientras conversamos o interactuamos (sería el término más adecuado) se da una mezcla de comprensión y expresión inmediatas, en la que intervienen una serie de estrategias diferentes. Por ejemplo en el caso de la comprensión en muchos casos simplemente consiste en comprender un número determinado de elementos en los enunciados, mientras que en la interacción puede suceder lo mismo pero los reflejos para comprender y a la vez pensar en lo que se va a producir deben ser más rápidos.

Se produce así una serie de habilidades que se dan prácticamente a la vez, como he dicho, relacionadas con las destrezas de la comprensión y la producción. En el caso de la interacción oral, esto es mucho más rápido que en la interacción escrita, ya que el “directo” en la interacción oral fuerza esta situación. En el caso de la escrita (si pensamos en la interacción que se da a través de los medios informáticos como los chats), intervienen también estos factores, pero de diferente forma, este “directo” se presenta “más relajado” puesto que mientras que en la oralidad no siempre se respetan los turnos, en este medio la conversación es más lineal en el sentido de que no hay superposición de mensajes.

En el caso del español, y, en concreto en el de la interacción oral es importante conocer una serie de elementos que no son verbales y que intervienen en ella. Es fundamental el elemento cultural que se da en los intercambios lingüísticos, como pueden ser los gestos, el control del silencio, el espacio físico personal o el reparto de los turnos de participación en la interacción.

Por otra parte, también es importante este elemento cultural en la interacción escrita, puesto que si bien los modelos de cartas son generales entre las lenguas, si nos metemos en el registro formal hay estructuras de presentación de documentos que caracterizan a cada cultura. Incluso dentro del registro formal en una misma lengua se encuentran diferencias por ejemplo en los saludos o en las despedidas (hay diferencias en las fórmulas de cortesía entre España e Hispanoamérica; en esta última en general se suelen emplear registros que se consideran muchas veces “demasiado” formales en España).

Cuando se habla de que el fin principal del aprendizaje/ adquisición de una segunda lengua, es poder utilizarla en situaciones concretas, en muchos casos nos estamos refiriendo al uso de la interacción, ya que al pedir en un restaurante, en una tienda, pedir o dar una información, etc. son ejemplos del uso de esta destreza. Por todo ello, atender a todos estos factores, ayudará al estudiante a tener una comunicación más efectiva en español, esa comunicación entre tú, yo, nosotros, o más.

Vocabulario: Palabras, Palabras y más Palabras

Vocabulario

Vocabulario: Palabras, Palabras y más Palabras

Muchas, muchas, muchas son las palabras que conforman el léxico de nuestra lengua, pero esto no nos puede asustar, ya que gracias a ellas podemos comprender el sentido de los mensajes que producimos. Se agrupan, se separan, hacen (en realidad, hacemos los hablantes) lo que les da la gana, se convierten, forman sintagmas, oraciones, enunciados, textos, discursos, literatura, arte… Sobre ellas hablaremos en las entradas de esta categoría, curiosidades sobre las mismas y como no, particularidades de la enseñanza del léxico español.

Si bien muchos pueden pensar que la base de la lengua, del estudio formal de la misma, está en la gramática, los actuales estudios sobre el llamado “enfoque léxico”, fundado en los años 90 por Lewis, demuestran que la lengua más que “gramática lexicalizada” es “léxico gramaticalizado”. Esto quiere decir que cuando una persona, y esto lo he vivido y me lo han demostrado personalmente, se acerca a un texto de una lengua extranjera para comprender el mensaje no necesita tanto la gramática como el mayor número de palabras que pueda comprender. Aquí nos damos cuenta que en cualquier oración aparecen muchos más elementos léxicos que verbales. No es tan importante para la comunicación (en este caso, para la comprensión lectora), conocer las reglas por las que una oración está organizada de una determinada forma en torno a determinado verbo.

Este enfoque parte de que la enseñanza de la lengua debe partir de un input atractivo, secuenciado, graduado de textos, bien orales, bien escritos. A través de ellos, el alumno va descubriendo la lengua a la que se enfrenta, y sobre todo, el léxico nuevo, que le ayudará a que esa lengua forme parte de su competencia lingüística.

¿Cuál es la mejor forma para conseguirlo? Mediante el estudio del léxico a través de la asociación de palabras, palabras y más palabras. Será conveniente el estudio a través de familias o de palabras relacionadas por temas interesantes y atrayentes para los estudiantes de la L2. Así se conseguirá crear una red de relaciones entre palabras que conformarán los conocimientos léxicos o vocabulario de los estudiantes de L2 para que las palabras, palabras y más palabras entren, con el menor esfuerzo posible, en la competencia de cada estudiante, aunque de eso hablaremos en el próximo capítulo.

“¡¡OÍDO COCINA!!”: La importancia de la comprensión auditiva.

Oido cocina

¡Oído cocina!

Entre las diferentes destrezas que encontramos para la enseñanza de lenguas, destacamos la comprensión auditiva. Se encuentra dentro de las llamadas destrezas orales (junto con la expresión e interacción orales), en concreto se dedica a la interpretación de contenido oral. Dentro de la interacción también tenemos una parte de comprensión auditiva ya que esta destreza es la combinación entre comprensión y expresión orales.

El desarrollo de esta destreza es fundamental en la adquisición/ aprendizaje de segundas lenguas, no solo para poder superar un curso determinado de segundas lenguas, sino porque si el estudiante se da cuenta, el fin principal (de la mayoría) de aprender una lengua es poder comunicarse en ella (de ahí que el enfoque empleado por la mayoría de escuelas sea el enfoque comunicativo) para poder vivir en ella. Generalmente (digo generalmente porque también encontramos alumnos que estudian la lengua para poder leer en ella a autores de habla hispana, en el caso del español, o con otros fines como son los negocios, la medicina, etc.), el alumno busca poder hablar con algún hablante en el país de la lengua en cuestión o poder comunicarse en algún país al que viaja de visita, de vacaciones. Para ello, lo más importante es poder estar en una estación o aeropuerto y poder comprender la información sobre horarios de trenes, autobuses o aviones (si por ejemplo hay un retraso o una cancelación), poder escuchar la radio, ver la televisión o poder ir al cine. En cuanto a la interacción, el aprendiente lo que busca es poder dar y pedir información, desenvolverse en la calle, en un restaurante o en una tienda, a efectos prácticos.

Desarrollar esta destreza no consiste, como muchos piensan, en entender todas las palabras de un discurso, sino poder interpretar los elementos clave para la correcta comprensión. De hecho, ni siquiera un hablante nativo lo hace en muchos casos.

En el caso del español, al igual que en el de otras lenguas, es muy importante la entonación que le demos a los enunciados, ya que pese a que dos enunciados semánticamente hablando pueden significar lo mismo, emitidos con diferente entonación pueden significar de manera diferente, incluso llegando a oponerse. No es lo mismo decir: “Me encanta que llueva” (cuando a una persona realmente le gusta la lluvia) que “Me encanta que llueva…” (en un día que llueve mucho y a esa persona no le gusta). ¿Cómo percibimos estos cambios? A través de la atención en la entonación, como ya he dicho, por ello es un elemento fundamental.

Al igual que la entonación, los gestos (en la conversación cara a cara) es una cuestión fundamental. No solo debemos fijarnos en el lenguaje verbal, sino además en el lenguaje gestual o no verbal puesto que para la comunicación nos aportará mucha información del mensaje transmitido verbalmente. Es importante conocer cómo es el lenguaje no verbal de los hablantes nativos de la lengua que estemos aprendiendo. Como ejemplo, diremos, en el caso del español, que cuando el español habla suele mover mucho los brazos para acompañar su discurso, o suele mover la cabeza asintiendo en señal de atención. Si estos movimientos no se dan es muy posible que el español no se sienta a gusto interaccionando, pues le puede parecer que no es interesante lo que está diciendo.

Al lector le advierto que no se desanime con todos estos elementos, pues si bien la comprensión auditiva es una de las destrezas que más suele “echar para atrás” al estudiante de idiomas, es de las más agradecidas cuando se trabaja en contexto de inmersión: por estar rodeado por esa lengua, se desarrolla mucho más que otras destrezas. Por otro lado, los logros que conseguimos, son, si cabe, más satisfactorios que en otras habilidades lingüísticas.

¿Qué hacemos para trabajar la comprensión auditiva? ¿Cómo podemos mejorarla? ¿Qué recursos podemos encontrar en la red y en otros medios? Estas y muchas más serán las preguntas, además de reflexiones sobre cuestiones antes expuestas, que intentaremos ir respondiendo y comentando en las entradas de este blog, por lo que ¡OÍDO COCINA! ¡no te lo pierdas!

JODER CON GRACIA

Joder con gracia

Joder con gracia

JODER CON GRACIA” (a propósito de las hablas andaluzas).

Son ya muchas veces las que he escuchado hablar del “dialecto andaluz” a la misma altura de otras lenguas como el catalán, el gallego o el vasco. Son también muchas las veces que he oído/ leído los mil y un defectos que tiene este “dialecto” respecto a la supuesta norma española.

Invito al lector a que se dedique a escuchar cuando tenga ocasión a diferentes hablantes provenientes de la región “supuestamente bárbara” de Andalucía, aquella que distorsiona la lengua de nuestra madre patria. Podrá comprobar, sin tener un oído especializado, la amplia gama de variaciones que se encuentra en todo el territorio: cómo unos sesean, otros cecean, otros distinguen, unos dicen vosotros y otros para denominar a la misma realidad dicen ustedes (sin cambiar al registro formal), cómo unos son “killos”, otros “pisha”, otros “poya”, otros “zagales”. Entre todos formamos esa combinación que formalmente se denominan “hablas andaluzas”. ¿Por qué “hablas andaluzas” y no simplemente “andaluz”? Precisamente por lo antes expuesto, porque no podemos denominar estas múltiples realidades lingüísticas como una sola, pero de esto no me quiero ocupar puesto que hay dialectólogos que se dedican y comen de ello. Lo que quiero compartir es el sentido pragmático que suelen dar hablantes no andaluces (originales de Andalucía), a estas hablas andaluzas. Hablando clara y llanamente: parece que cuando un andaluz habla siempre lo hace bromeando, no en serio, de guasa, “de coña”, por meras cuestiones léxicas y fonéticas que diferencian (como en otras regiones) el español de Andalucía.

Estando en un curso de formación de profesores de español (teóricamente todos “especialistas” en lengua española), hablando sobre la enseñanza y el uso adecuados/ inadecuados de tacos en alumnos no nativos, una profesora opinaba sobre esta cuestión que dependía de qué español partiéramos; palabras textuales: “Si un andaluz dice “joder”, como lo dice con esa gracia de los andaluces” parecía que no tenía por qué ser un error, pero si “en cambio, lo dice un castellano”, entonces sí le parecería incorrecto. No seré yo quien califique el nivel de profesionalidad de esta chica o la calidad de sus clases, pero si entre colegas es capaz de decir semejante barbaridad (porque esto sí es una barbaridad, no las hablas andaluzas), no quiero imaginar qué les dirá a sus alumnos.

Este suceso es solo un ejemplo de lo explicado más arriba sobre el valor o (des)prestigio social (o parodia) que se da a ciertas variedades del español. El andaluz (lejos de ser un payaso, aunque desgraciadamente muchos se enorgullezcan de estas cuestiones) simplemente produce el español con los rasgos característicos de la zona, sin más. Por todo ello, como español, español, andaluz, malagueño, rondeño, profesor de español y hablante de la variedad del español que se usa en Ronda (Málaga), dentro de las hablas andaluzas, quiero tranquilizar al mundo destacando que hasta el momento no me he encontrado con ningún problema de comunicación con el resto de hispanohablantes, ni he encontrado alumno o alumna que por mi variedad me haya rechazado o no me haya entendido. Así que mi conclusión final es que “se joda” (con gracia) todo el que no sepa valorar la riqueza de esta en concreto y todas las variedades del español.

¿POR QUÉ APRENDER ESPAÑOL?

Aprender español

¿Por que aprender español?

¿POR QUÉ APRENDER ESPAÑOL?
Si acudimos al diccionario de la Real Academia Española de la lengua para buscar el término “español” encontraremos tres acepciones: dos relacionadas con cuestiones políticas de pura jurisprudencia (“natural de España” y “relativo o perteneciente a España”), que ahora no me interesan y otra que la define como lengua: “Lengua común de España y de muchas naciones de América, hablada también como propia en otras partes del mundo”. Será en esta en la que nos centremos, relacionada con el aumento de la demanda de la enseñanza del español en el mundo.

Uno de los factores que la didáctica de lenguas actual señala a la hora de abordar algún nuevo curso de enseñanza de español como lengua extranjera es precisamente marcar unas directrices, estipuladas por los expertos, en cuanto a objetivos, contenidos, metodología y evaluación. Al establecer objetivos, tenemos que fijarnos en los programas establecidos por las escuelas (a su vez, normalmente adaptados al Plan Curricular del Instituto Cervantes, y por lo tanto, también al Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas), en los que se establecen los fines principales del curso. En cambio, y aunque partamos de esta idea, tal como señala en enfoque comunicativo, el profesor ha de adaptarse al grupo en cuestión en el que toca jugar, comunicarse, escribir, leer, escuchar, “lidiar” con el español. Para ello, normalmente una de las primeras preguntas que suelen aparecer en un curso (también relacionado con el tema de la autoevaluación, alumno como responsable de su propio aprendizaje, etc.), es el motivo por el que se estudia español, el fin principal del “por qué estamos aquí en este aula en este momento”. Cuando lo hago en mi clase, siempre llego a la misma conclusión: el español está de moda.

Y ¿por qué el español? ¿por qué no otra del casi incalculable número de lenguas que existen en el mundo? ¿por qué la lengua de Cervantes, Lorca, Borges o García Márquez? Ejemplo de ello, es la expansión de centros culturales españoles en todo el mundo, no solo en aquellos países en los que el español es lengua oficial. Ejemplo también de ello es ver cómo el español poco a poco (en los últimos años muy rápido) va subiendo en los puestos de las lenguas más utilizadas para las nuevas tecnologías, de las lenguas más utilizadas como vehículos de comunicación en organismos gubernamentales; cómo está adquiriendo carácter de “lengua oficial” (al menos en la calle, ya llegará el reconocimiento oficial) en un país tan “angloparlante” como es Estados Unidos, o en un país tan rodeado por hispanohablantes como es Brasil, decretando la obligatoriedad del estudio de español en sus escuelas.

De esto y mucho más hablaremos en este blog dedicado a esta lengua que nos une y que nos enriquece tanto lingüística, literaria como culturalmente, tratando cuestiones afines relacionadas con todos los ámbitos, especialmente las que están con su enseñanza.